El fenomenología: una guía para entender nuestro mundo

Introducción

La fenomenología es una corriente filosófica que busca comprender la esencia de las cosas a través de la experiencia subjetiva. Es decir, que toma en cuenta las percepciones que tenemos del mundo a nuestro alrededor y las analiza para encontrar la verdad detrás de ellas. En este artículo, hablaremos sobre la fenomenología y cómo puede ayudarnos a entender nuestro mundo.

¿Qué es la fenomenología?

La fenomenología fue desarrollada por el filósofo alemán Edmund Husserl a principios del siglo XX. Husserl buscaba una forma de hacer filosofía sin tener en cuenta las influencias externas, como la religión o la política, que pueden afectar el pensamiento. Por eso, decidió centrarse en la experiencia subjetiva de cada persona como la única fuente de conocimiento válido. En palabras de Husserl, la fenomenología es “el estudio sistemático de los fenómenos tal como se presentan a la conciencia”. Es decir, que se trata de analizar las percepciones que tenemos del mundo para comprender su verdadera esencia. Para Husserl, la realidad objetiva y la subjetiva son dos caras de una misma moneda, y es necesario tener en cuenta ambas para comprender la verdad.

La reducción fenomenológica

Una de las herramientas más importantes de la fenomenología es la “reducción fenomenológica”. Esta consiste en poner entre paréntesis todo aquello que no está relacionado a la experiencia subjetiva, como las creencias religiosas, las experiencias previas, los juicios de valor, etc. De esta forma, se busca aislar la percepción del objeto y analizarla en sí misma. El objetivo de la reducción fenomenológica es descubrir la esencia de las cosas, esa verdad que subyace detrás de lo que vemos y percibimos. Para ello, es necesario analizar detalladamente cada aspecto de la experiencia subjetiva y dejar atrás cualquier tipo de prejuicio o creencia preconcebida.

La intersubjetividad y la fenomenología

La fenomenología no se enfoca solamente en la experiencia individual, sino que también tiene en cuenta la intersubjetividad. Es decir, cómo diferentes personas perciben y experimentan los objetos y fenómenos del mundo. Para Husserl, es importante entender cómo se construyen los significados compartidos y cómo se llega a un consenso sobre la realidad que nos rodea. De esta forma, la fenomenología también puede ser una herramienta útil para el diálogo y la negociación en diferentes ámbitos. Al entender cómo cada persona experimenta la realidad, es posible encontrar puntos en común y llegar a acuerdos que satisfagan a todas las partes.

La fenomenología aplicada

La fenomenología no solamente se queda en el ámbito teórico, sino que puede tener aplicaciones prácticas en diversas áreas. Por ejemplo, en la psicoterapia, la fenomenología puede ayudar a los pacientes a comprender sus percepciones y emociones de una forma más profunda, lo que puede llevar a una mayor autoconciencia y aceptación. También en el ámbito artístico y cultural, la fenomenología puede ser útil para analizar cómo las obras afectan a quienes las perciben. ¿Cómo se construye el significado de una obra de arte? ¿Cómo afecta a cada persona de forma individual? Estas son preguntas que la fenomenología puede ayudar a responder.

Críticas a la fenomenología

A pesar de sus aportaciones, la fenomenología también ha sido criticada por diferentes corrientes filosóficas. Una de las críticas más comunes es que la fenomenología puede llevar a un solipsismo, es decir, a la idea de que solo existe la percepción individual y que no hay una realidad objetiva fuera de ella. Otra crítica es que la fenomenología puede ser demasiado subjetiva y que depende demasiado de la experiencia de cada persona. Esto puede llevar a una falta de objetividad y a una dificultad para llegar a verdades comunes y compartidas.

Conclusiones

En definitiva, la fenomenología es una corriente filosófica que busca comprender la esencia de las cosas a través de la experiencia subjetiva. A través de la reducción fenomenológica, busca aislar la percepción del objeto y encontrar su verdadera esencia. También tiene en cuenta la intersubjetividad, lo que puede ser útil en diferentes ámbitos, como la psicoterapia o el análisis artístico. A pesar de las críticas que ha recibido, la fenomenología sigue siendo una herramienta útil para entender el mundo y para comprender las percepciones individuales y compartidas de las personas. Por tanto, es importante seguir estudiándola y aplicándola en diferentes contextos para seguir descubriendo sus múltiples posibilidades.