Cómo evitar falacias en tus Premisas

Introducción

La argumentación es una habilidad fundamental en la vida de cualquier individuo. Saber cómo argumentar y debatir es esencial para poder discutir de manera constructiva y persuasiva y, por tanto, influir en otras personas. Sin embargo, muchas veces nos encontramos con argumentos mal estructurados, que contienen falacias y que, en lugar de convencer, tienden a confundirnos. Es por eso que es importante aprender a evitar falacias en nuestras premisas para poder construir argumentos convincentes.

¿Qué son las premisas?

Las premisas son declaraciones o afirmaciones que se utilizan para fundamentar un argumento. Generalmente, se utilizan para demostrar que una conclusión es probable, verdadera o aceptable. Las premisas pueden ser verdaderas o falsas, y es importante tener en cuenta que un argumento puede ser válido aunque sus premisas no sean verdaderas.

¿Qué son las falacias?

Las falacias son errores lógicos en el razonamiento que pueden hacer que un argumento parezca verdadero o persuasivo, aunque en realidad no lo sea. Las falacias son muy comunes en el discurso público, la publicidad y la política, y pueden socavar nuestra capacidad para tomar decisiones informadas y racionales.

Falacias formales

Las falacias formales se producen cuando el error de razonamiento surge de la estructura lógica del argumento. Un ejemplo común de falacia formal es la falacia del falso dilema, que ocurre cuando alguien presenta solo dos opciones como si fueran las únicas posibles, cuando en realidad existen más opciones.

Falacias informales

Las falacias informales son errores de razonamiento que se producen fuera de la estructura lógica del argumento. Estos errores son a menudo el resultado de una falta de rigor en la forma de pensar o de una manipulación de las emociones del receptor.

Cómo evitar falacias en tus premisas

Para evitar falacias en nuestras premisas, es importante seguir algunos consejos prácticos:
  • Comprender la lógica detrás de los argumentos: Es importante tener una comprensión básica de la lógica detrás de los argumentos para poder reconocer y evitar falacias. Un curso básico en lógica formal y argumentación puede ser muy útil.
  • Investigar tus premisas: Si bien es fácil caer en la tentación de utilizar una premisa que parece verdadera, es importante investigar y comprobar la veracidad de la afirmación antes de utilizarla en un argumento.
  • Mantén tus emociones bajo control: A menudo, las falacias informales son el resultado de una manipulación emocional del receptor. Mantener tus emociones bajo control, tanto al presentar un argumento como al escuchar uno, puede ayudar a evitar estos errores.
  • Presta atención al contexto: Las falacias a menudo surgen cuando se utiliza una premisa que es cierta en un contexto específico, pero no en otro. Asegúrate de que tus premisas sean relevantes para el argumento que estás haciendo.
  • Revisa cuidadosamente tus argumentos: Es importante tomarse el tiempo para revisar cuidadosamente tus argumentos antes de presentarlos en un debate o discusión. Busca posibles falacias y corrígelas antes de presentar el argumento.

Conclusión

Evitar falacias en nuestras premisas es fundamental para poder construir argumentos que sean persuasivos y convincentes. Es importante tener una comprensión básica de la lógica detrás de los argumentos, investigar nuestras premisas y mantener las emociones bajo control al presentar y escuchar argumentos. Prestar atención al contexto y revisar cuidadosamente nuestros argumentos también puede ayudarnos a evitar falacias y producir argumentos sólidos y persuasivos. En última instancia, la habilidad para evitar falacias y construir argumentos convincentes es fundamental para la participación constructiva en cualquier discusión o debate.